Personajes relevantes

Clara María Victoria Pechuan

Recibió el premio “PREMIOS ASOCIDE CV 2012” por su esfuerzo y dedicación a mujeres con deficiencia visual y auditiva. Además de ser la primera mujer sordociega total fundadora de ASOCIDE en la Comunidad Valenciana en 1999.

Clara María nació sorda, a los 13 años quedó ciega y ese acontecimiento delimitó su vida. Con el tiempo entendió que aún teniendo discapacidad visual y auditiva podía seguir estudiando, ser útil a los demás, leer, ampliar vocabulario y conseguir un puesto de trabajo con el que sentirse realizada. Debido a su gran esfuerzo junto con el apoyo de su familia salió adelante y se graduó como fisioterapeuta.

Película “Clara” sordociega

Un corto representado por Clara María Victoria.

Lorena Guillén

El extremeño sordociego que se propone hacer cima en tres picos europeos.

garcia-pajares-kYb-U50492063894iBF-624x385@Hoy

Nuevamente Javier García Pajares, se ha propuesto hacer cima en tres picos europeos, dentro del proyecto ¡Un mundo con sentido! Tras su primera cumbre el año pasado en el Mulhacén, el pico más alto de la península con 3479 metros.

Este proyecto tiene el objetivo de ayudar a las personas a superarse y romper así sus barreras y visibilizar la sordoceguera, apoyado por la Junta de Extremadura y con la colaboración de La Federación Extremeña de Escalada.

Dentro de este proyecto, habrá otros como “Quiero tocar el cielo” con el que quiere hacer cima en los picos Almanzor en Ávila (2591 metros), el Mont Blanc en Francia (4167 metros) y el Toubkal  en Marruecos (4167 metros).

Javier nos cuenta que hará trayectos en solidario y que contara a través de un blog, todas las barreras y dificultades  a las que se enfrenta por ser sordociego.

Para más información  pincha aquí

Vanesa De La Cruz.

Helen Keller

1953helenkeller1

Helen Keller nació el 27 de junio de 1880, en Tuscumia, Alabama, Estados Unidos. No fue hasta los diecinueve meses cuando se quedo sordociega al contraer una enfermedad que los doctores describieron como una congestión aguda del estómago y el cerebro. Helen no tuvo la enfermedad por mucho tiempo, pero ésta dejó sus huellas: sordera, ceguera e incapaz de hablar. Pero su intelecto pudo más que todas sus limitaciones: a la edad de siete años ya había inventado más de sesenta señas distintas que podía emplear para comunicarse con su familia.

En 1887, sus padres decidieron llevarla al Instituto Perkins para los Ciegos en Watertown, Massachusetts, donde conoció a su profesora, Anna Sullivan. Esto fue el inicio de un período de 49 años de amistad y trabajo en conjunto.

Sullivan exigió y recibió permiso del padre de Helen para aislar a la niña del resto de la familia, en una pequeña casa en su jardín. Su primera tarea era disciplinar a la niña mimada. Pero el gran paso lo dio Helen cuando un día se dio cuenta de que los movimientos que su maestra estaba haciendo con sus palmas simbolizaban palabras.

Anna pudo enseñar a Helen a pensar inteligiblemente y a hablar, usando el método Tadoma: tocando los labios de otros mientras hablan, sintiendo las vibraciones, y deletreando los caracteres alfabéticos en la palma de la mano de Helen. También aprendió a leer francés, alemán, griego, y latín en braille.

En 1904, se graduó cum laude de Radcliffe Colleg, convirtiéndose así en la primera persona sorda en graduarse en la universidad.

Helen se convirtió con una tremenda fuerza de voluntad en una oradora y autora mundialmente famosa. Estableció la lucha por los sensorialmente discapacitados del mundo como la meta de su vida. En 1915, fundó Helen Keller International, una organización sin ánimo de lucro para la prevención y tratamiento de la ceguera. Helen y Anna Sullivan viajaron a más de 39 países, e hicieron varios viajes a Japón. Helen Keller conoció a cada presidente estadounidense desde Grover Cleveland hasta John F. Kennedy y fue amiga de varios personajes famosos incluyendo Alexander Graham Bell, Charlie Chaplin, y Mark Twain.

Fue miembro activo del partido socialista, hacía campañas y escribía en apoyo de las clases trabajadoras desde 1909 hasta 1921, apoyó al candidato Eugene V. Debs del Partido Socialista de América en cada una de sus campañas para la presidencia. Sus opiniones políticas se reforzaban por frecuentes visitas de trabajadores.

También se unió a la llamada Unión industrial, los Trabajadores Industriales del Mundo (Industrial Workers of the World, IWW) de orientación entre el sindicalismo revolucionario y el anarcosindicalismo. Helen escribió incansablemente sobre su motivación para el activismo, el que fue motor de su interés por la ceguera y otras incapacidades. Tuvo una larga y feliz vida, muriendo a los 88 años de edad. Hasta hoy es un ícono de la superación y de los corazones fuertes.

Irene Calvo

Sergio Romero, un ejemplo de superación

Sergio es de La Alberca, Murcia, tiene 34 años. Con 5 años le detectan una enfermedad en el oído y va perdiendo la audición y fue evolucionando hasta que entró en coma y perdió la visión y la movilidad de la mitad del pecho hacia abajo. Junto a su mediadora de la ONCE (Cristina) han creado un nuevo sistema de comunicación SERCRI. Este sistema consiste en la combinación del deletreo con mayúsculas y lengua de signos, pero los signos que no están en contacto con el cuerpo, han llegado a un acuerdo y han creado otros entre Sergio, Cristina y Ana (otra mediadora de la ONCE). Además tiene una página en Facebook, llamada “Esquivando Barreras”, la cual ha creado para que cualquier persona se ponga en contacto con él para que los pueda ayudar. Así también, está pensando en estudiar la carrera de periodismo.

https://twitter.com/La7_tv/status/996729483070771209?s=19

https://www.facebook.com/sergio.romerogarcia.56/videos/130871754443266/

Ángela Pazo

Javier García, primer Erasmus con sordoceguera

descarga (3)

Javier García es un joven extremeño de 25 años, que perdió la audición a los 14 años y la vista casi por completo a los 15 años, y que con mucho esfuerzo se ha convertido en el primer Erasmus sordociego de Europa.

Estudiante de Derecho y Dirección de Empresas en la Universidad Autónoma de Madrid ha conseguido hacer el primer cuatrimestre del doble grado en la Regents University de Londres, con la ayuda de su mediadora. Él se comunica a través del dactilológico en palma y su línea Braille.

Javier comenta que “nunca digas no, a un sueño que no has intentado”.

Para ampliar la información pincha aquí.

Vanesa De La Cruz

Miguel Fernández Páez, finalista en los premios de la Federación de Centros de Idiomas

Miguel Fernández, es invidente, vive en Valladolid y ha conseguido superar la prueba de nivel C1. El centro Warwick House, en el que ha estudiado Miguel Fernández, presentó la candidatura y respaldada por la asociación regional ACLID, está centrada en el impacto positivo de este alumno invidente en el centro, sus profesores y sus compañeros de clase. El objetivo es que su ejemplo pueda difundirse dentro y fuera del sector.

MIGUEL-2-e1518028757107

Los profesores cuentan que para la preparación y el desarrollo de las clases fue necesario adaptar una metodología sobre todo visual. Contaron con el apoyo de la ONCE que les facilitó la transcripción a braille de los materiales lectivos.

También conto con el apoyo de sus compañeros de clase que le ayudaron a aprovechar al máximo las clases.

“la presencia de este alumno ha servido para demostrar  que el aprendizaje de un idioma puede ser accesible para todo aquel que tenga la voluntad de aprender, más allá de las limitaciones físicas”.

El centro Warwick House

http://cadenaser.com/emisora/2018/02/06/radio_valladolid/1517917158_391969.html

Lorena Guillén

Alex García

Alex García es el primer brasileño con sordoceguera en ir a la universidad y obtener el título de Especialista en Educación Especial. Además, es fundador de AGASPSM (Asociación Gaucha de Padres y Amigos de los Sordociegos y Multideficientes).

A parte de ser fundador de esa asociación, hace publicaciones en LIEPD (Líder Internacional para el Empleo de las Personas con Discapacidad). También ha sido la primera persona con sordoceguera en escribir un libro acerca de la educación de las personas con sordoceguera en América Latina, titulada “Sordoceguera: empírica y científica”, publicada en 2008. En 2010, editó el libro infantil “La Gran Revolución”.

Para más información, pinchar aquí.

Ángela Pazo

Gennet Corcuera

Gennet-Corcuera-320x320

Gennet nació en Etiopía, donde vivió junto a su familia dos años, hasta que sus padres la dejaron en un orfanato de monjas, donde era la única sordociega, fue adoptada por una mujer española que visitó el orfanato convenciendo a las religiosas para que le permitieran adoptar a la pequeña y la trajo a Madrid, donde vive desde entonces.

Gennet Corcuera recuerda de aquellos años que “no sabía lengua de signos y no sabía cómo comunicarme”, explica en una conversación que ha mantenido con la ayuda de Raquel, que durante la entrevista se ha convertido en los ojos, la voz y los oídos de la joven.

Siempre necesita de un mediador para comunicarse porque se expresa a través del lengua de signos apoyada. Así, para hacer esta entrevista, Raquel le toma las manos para, a través del tacto, formularle las preguntas, a las que ella contesta en el lenguaje de signos tradicional.

Gennet llegó a España a los 7 años y poco después empezó a estudiar en el colegio de la ONCE Antonio Vicente Mosquete, donde aprendió a expresarse, a leer en braille y a utilizar el dactilológico con la ayuda de una  logopeda.

Hasta finalizar la E.S.O., compartió aulas con estudiantes sordociegos, pero el bachillerato lo realizó en el instituto Leandro Fernández Moratín, en Pastrana (Guadalajara), donde, por primera vez, compartió aulas con estudiantes y profesores ajenos al sistema de educación especial.

“Al principio tenía muchísimo miedo”, admite, pero una vez que finalizó el primer curso, siempre con ayuda de un mediador en clase, se sintió “mucho más contenta”, sobre todo porque muchos de sus compañeros aprendieron a comunicarse con ella.

El segundo curso de bachillerato “fue mucho más difícil” y llegó a pensar en “dejarlo todo”. “Tuve que dividir los cursos en dos, recibía clases de apoyo de los profesores por la tarde. Estaba cansadísima, pero la ONCE me pidió por favor que continuará”.

Este año ha pasado las pruebas de Selectividad con una nota más que buena, 7,28, pasando “las mismas preguntas y los mismos exámenes” que sus compañeros, si bien disponía de más tiempo porque ella “tenía que contestar con el Braille Lite”, un sistema que permite la escritura y la revisión oral de lo escrito para personas ciegas.

Gennet tiene como referente a otra gran persona como es Hellen Keller, sordociega estadounidense que logró convertirse en escritora, oradora y activista política a comienzos del siglo XX.

Como ella, Gennet espera convertirse en un referente para los 6.000 sordociegos españoles y está segura de que su caso “va a animarles a hacer” lo que ella y a “abrir la sociedad a la sordoceguera, como hicieron conmigo en el instituto”, apunta.

En la actualidad, Gennet ha finalizado sus estudios universitarios siendo la primera sordociega de nacimiento en toda Europa que lo consigue y se encuentra trabajando en un colegio de educación especial con personas sordociegas.

http://www.elmundo.es/especiales/2003/03/sociedad/hacia_la_igualdad/noticias/2006/09/noticia1648.html

Maria José Hernández

Daniel Álvarez

daniel-alvarez201853331

Daniel Álvarez, sordo desde los cuatro años a causa de la estreptomicina y ciego desde los treinta, ha logrado construirse una identidad y una vida que llamaríamos normales. Casado con Helen y padre de Natalia, una niña de cinco años, Daniel despliega una intensa actividad profesional que le obliga a viajar con alguna frecuencia dentro y fuera de España. Jefe de la Unidad Técnica de Sordoceguera de la ONCE (que ocupa a 16 personas), además de presidente de la Asociación de Sordociegos de España, posee la medalla Anna Sullivan, que es la condecoración más prestigiosa y antigua en reconocimiento al esfuerzo realizado a favor de las personas sordociegas.

A pesar de que Daniel es oralista, es decir, aprendió a hablar, al no poder escucharse, se comunica siempre aplicando un sistema llamado dactilológico sobre la palma de su mano, que, él mismo ha perfeccionado con elementos procedentes de la lengua de signos, alumbrando un método nuevo al que denomina Dactyls. También, existe otra forma de comunicarse con él: a través del correo electrónico, pues posee un ordenador adaptado que tiene, bajo el teclado convencional, una línea braille que traduce a este idioma el texto que aparece en la pantalla visual.

Atrapado dentro de su cuerpo, sin ver ni oír absolutamente nada, comenzó a leer mucho en braille mediante una suerte de escáner capaz de traducir a este idioma cualquier texto. Como no soportaba la inactividad, aprendió también a cocinar y a realizar tareas domésticas. Cada día se proponía nuevos retos, como arreglar una lámpara o colgar un cuadro. Cuando se le acabaron los retos caseros, empezó a marcarse desafíos externos. Poco a poco fue adaptándose al entorno en el que vivía, haciendo el recorrido de su casa a la Once y viceversa solo con la ayuda del bastón, guiándose en ocasiones incluso por el roce del Sol en la cara y de cartulinas de comunicación con las que conseguía cruzar la calle o coger un autobús por ejemplo.

Además, aprendió a leer y escribir en inglés, y dio alguna conferencia sobre la sordoceguera (su habla todavía era inteligible).

El 1985 fue un año decisivo, pues la ONCE le pagó la asistencia a la primera Conferencia Europea de Sordociegos, donde descubrió el mundo de los guías intérpretes, especialistas que actúan de enlace entre los sordociegos y el mundo exterior. Elaboró entonces un proyecto de atención para las personas sordociegas que la ONCE aceptó, lo que implicaba trasladarse a Madrid y comenzar una vida nueva, laboralmente activa.

Irene Calvo

 

 

Anuncios